10:43 Domingo, 22 de Maio de 2022
Terra e Tempo. Dixital Galego de pensamento nacionalista.

14-06-2021

SOCIEDADE ELÉCTRICA MINDONIENSE

Valorar (4)

XOSÉ ISIDRO FERNÁNDEZ VILALBA



Francisco Armesto Vinuesa, empresario berciano, pola década de 1890, estaba o cargo da canteira de mármore das Sasdónigas, vendo a posibilidade de instalar no río Tronceda, no lugar da Fervencia, ponse en contacto co boticario e xerente da “Sociedad electricista de Villafranca del Bierzo” D. Jesús Adran Botana, co fin de instalar a luz eléctrica en Mondoñedo.

            O trece de xaneiro de mil oitocentos noventa e dous, na sesión suplicatoria do concello de Mondoñedo, leuse una instancia subscrita polos señores D. Jesús Adran, D. Manuel Pelaez, D. Nicanor González, D. Apolinar Sánchez e D. Francisco Armesto, na cal propoñen  o concello a instalación do alumeado eléctrico nesta poboación baixo  as seguintes bases:

            “Primera: se alumbrara la ciudad con dos mil bujias divididas en lámparas de diez á cincuenta una colocadas en los puntos que el Ayuntamiento  designe al Efecto=

            Segunda: el alumbrado durara desde el oscurecer al amanecer, con una tensión de 100 wollts o con toda su intensidad hasta las doce de la noche y de 30 a 35 durante el tiempo restante=

            Tercera: el municipio abonara or este servicio tres mil quinientas  pesetasy dos mil de una sola vez en el término de un año, en concepto  de indemnización, el que quedara en beneficio del Ayuntamiento siendo de cuenta de la Sociedad que el efecto se forme  la renovación de las lámparas que por su uso se consuman. El ayuntamiento facilitara los medios necesarios  al objeto de que por el vecindario  no se ponga obstaculo alguno para el tendido de los cables”. Esto foi acollido con gran entusiasmo polos presentes. 


            A primeira nova que atopamos na prensa data do 16 de xaneiro de 1892 no xornal “El Lucense” e dí: “Según nos escriben  de Mondoñedo, dentro de muy poco tiempo se comenzarán  las obras de instalación del alumbrado eléctrico, por cuenta  de la “Sociedad electricista de Villafranca del Bierzo” de la que es gerente nuestro querido amigo D. Jesús Adran Botana.

            Este señor  y dos individuos  más de aquella Sociedad, han estado estos días en Mondoñedo levantando planos y haciendo cálculos según los cuales y la poderosa  fuerzo hidráulica de que falcimente pueden disponer, la instalación completa con luz equivalente a diez mil bugias, costará ochenta mil pesetas...”

            Como forza e hidráulica e poderosa non descarta en utilizala en algunha empresa industrial.

            Na sección de noticias rexionais do    xornal “Lucense” con data 30/01/1892  ponse un comunicado da empresa: “La Sociedad Electricista de Mondoñedo contando en principio con la subscrición y protección del Excmo. Ayuntamiento , no solo para el alumbrado  público sino también para coadyuvar, en la medida de sus atribuciones, al establecimiento  de un adelanto beneficioso.

            Insta a los vecinos dela ciudad a manifestar  a las comisiones  respectivas el número de bujias por las que desean suscribirse, siempre que sea un hecho el alumbrado eléctrico con lámparas incandescentes, a fin de disponer la constitución defintiva de la Sociedad y acopiar materiales necesarios para la instalación del alumbrado.

            Como el realizar este proyecto  -acogido con general aplauso- depende del número de suscripciones  particulares que se obtengan ya para que con economía pueda verificarse el tendido de la red, ya que también para que, instalada la luz,pueda la Sociedad continuar sin más dividendos pasión que los cuantiosos qe exige el planteamiento del alumbrado eléctrico, á continuación se expresan algunas bases generales que sirvan para ilustrar y desvanecer temores  que el público pueda encontrar al abonarse a una luz que la generalidad no conoce.

            1.ª La unidad de luz eléctrica es la bujia.

            2.ª La lámpara menor que coloque la Sociedad será de cinco bujias.

            3.ª El precio de la bujia sera de un céntimo de peseta, desde el anochecer  hasta el amanecer.

            4.ª Las instalaciones se haran por cuenta del suscriptor  pagando la lámpara o lámparas porque se suscriba y los demás gastos  que origine la instalación. Estos  no pueden prefijarse  a los particulares, porque variaran en la mayor parte de los edificios  y casas, hasta el tiempo de instalar de lámpara o lámparas, las cuales se colocarán  en las habitaciones o departamentos  que el suscriptor  designe. No obstante, puede adelantarse que una lámpara  sin conmutación ninguna costara por termino medio de 3 a 6 pesetas siempre que se instale cuando el alumbrado público.

            5.ª Las luces podrán conmutarse, poniendo al efecto las lámparas precisas; es decir, que con una luz podrá alumbrarse una, dos o más habitaciones, alternativamente.

            6.ª La Sociedad se encargará de facilitar las lámparas, cordones, conmutadores etc y operarios hábiles.

            7.ª La suscripción al alumbrado eléctrico  se cobrara dentro de los días siguientes al vencimiento de cada mes.

            8.ª El suscriptor que suspenda el pago de la luz, ya por ausencia de la población ya por otros motivos, quedará  obligado  a depositar la lámpara o lámparas en el almacen de la Sociedad, recibiendo el correspondiente resguardo.

            9.ª Si alguna  lámpara se destruyese por uso natural de la misma, la repondrá la Sociedad al precio de una peseta, siempre que se presente en la oficina de la misma. Las inutilizadas por otras causas se pagarán a precio de factura.

            10.ª Si por algún accidente  se interrumpiera la corriente eléctrica  y por tanto faltase la luz, la Sociedad  descontará  la parte proporcional a la noche o noches al suscriptor.

            11.ª Podrán establecerse luces temporales a precios convencionales.

            12.ª Para el pago de la luz todos los meses del año se computarán de 30 días.

            En suma, la Sociedad electricista en la medida de sus fuerzas é intereses  procurara ceñirse a las exigencias del público y á las condiciones económicas de la localidad, una vez que a esta sus favorables condiciones topográficas  y los adelantos modernos le proporcionan  un beneficio  que anhelan  muchas y más importantes  poblaciones, y no podran  obtener sin suma mayor y proporcional de sacrificios.

                        Mondoñedo, Enero 27 de 1892, Francisco Armesto.

            Nota: Constituida la Sociedad, emitira acciones para las personas que deseen integrarse en los beneficios que produzca el alumbrado eléctrico.”.

            No xornal “El Correo gallego” do 26 de febreiro: “Dicen de Mondoñedo que para terminar  la instalación de la luz eléctrica se hicieron  ya algunos trabajos preliminares como planos, memoria y presupuestos; y que en plazo breve empezaran las obras de la fábrica”.

            “El Correo Gallego” de fecha 27 de febreiro de 1892: “A la lista númerosa de poblaciones  que en España poseen ya el alumbrado eléctrico habra que añadir en breve, Victoria, Béjar, Córdoba, Ecija, Tenerife y Mondoñedo”. Neste mesmo xornal con data de 13 de Marzo comentase que don Francisco Armesto Vinuesa veciño de Mondoñedo, pide licencia  para tomar mil metros cúbicos de auga por segundo Río Tronceda, no sitio chamado Porto de Bois, augas arriba  da cascada da Ferbencia para una turbina con destino a forza eléctrica  aplicable o alumeado de dita cidade.

                        No diario “Lucense” de catorce de marzo, se di  que neste mes quedara constituída a sociedade Anónima Electricista de Mondoñedo. Estando encargadas todas as máquinas e material áreo. As subscricións as accións do alumeado eléctrico vai a moi

bo ritmo. Son varios os accionistas que representan as distintas clases da sociedade. Polo crecido número de accións  colocado fora de aquí e a diaria demanda delas e de esperar que en pouco tempo quedaran todas distribuídas.  

            Por outra parte continúan os trámites legais na sección de Fomento co fin de obter permiso para o aproveitamento da auga do Tronceda.

            Na sesión ordinaria do 13 de xuño, habendo lido o informe das Seccións de Gobernación e Facenda acerca da solicitude producida por os membros da Sociedade Eléctrica Mindoniense, propoñendo  a instalación de alumeado eléctrico nesta cidade  por medio dun motor Hidráulico, utilizando o salto de auga que chaman a Fervencia, a Excma. Corporación acepta a oferta da dita Sociedade. Acordando que se saque a subasta.

            O 19 de Setembro, na sesión ordinaria, acordase publicar oportuno anuncio no Boletín Oficial por termo de 30 días, e que esta subasta  se levara acabo o día seguinte do remate do prazo.
            Na sesión ordinaria do 10 de Outubro dánse conta de varios erros na redacción das bases e condiciones  para a puxa do  alumeado público  nesta poboación. Mandase ensartar o anuncio na Gaceta de Madrid.

En nova sesión do 7 de Novembro deuse conta de una comunicación do Sr. Gobernador Civil da provincia  no que traslada outra do Ilmo. Sr.Director de administración local, devolvendo o anuncio e folla de condicións  da poxa co fin de que se reforme a condición 2.ª no canto concede beneficios que non poden  prexudicar a terceiro, deixando sen efecto o día sinalado, por corresponder a Dirección.

No xornal “El Correo Gallego” con fecha de 24 nadal se di: “Adelantan de día en día las obras para la instalación del alumbrado eléctrico”
Sesión Ordinaria de 16 de Xaneiro de 1893, o señor Francisco Armesto membro da Sociedade Eléctrica Mindoniense presenta una instancia, manifestando o desexo de adiantar os preparativos para que canto antes poida funcionar dita iluminación si a puxa recaese en favor de dita sociedade se están colocando os “postes y palomillas” para tender a rede sen que ningún veciño se opuxese, exceptuando a D.ª Manuela Díaz Adan e Don Ramón Folgueira, os cales se negaron a instalación dos postes nas súas fincas. O Sr. Rexedor na compaña do Tenente alcalde Sr. Silva intentaron falar con eles, pero o Sr. Don Ramón Folgueira persistía na súa resistencia, polo que se acordou declarar de utilidade pública a pronta instalación do alumeado por luz eléctrica e que se instrúa o expediente de expropiación forzosa con D. Ramón Folgueira e con calquera propietario que sexa necesario.





A principios de 1893, chegan a Mondoñedo os aparatos  para a instalación do alumeado eléctrico. Por Febreiro continúan os traballos para a instalación da luz eléctrica, esta montada a turbina, tendidos de luz eléctrica: esta montada la turbina, tendidos los alamares do teléfono e colocado os instaladores para o alumeado público . As instalacións particulares se farán despois.

No xornal  “El Regional de Lugo” con dato de 14 de febreiro aparece o seguinte artigo: “Luz Eléctrica. Esta importante mejora local sera pronto un hecho. La potente turbina construida en Santander que ha de mover la dinamo, esta casi colocada.

Las palomillas y los postes ocupan ya sus respectivos  pueblos y el teléfono funciona hace días entre la Ferbencia, lugar del salto de auga y la ciudad.

Los transformadores y la maquinaria dinamo deben llegar hoy muy pronto  lucirán focos de luz eléctrica en algunos puntos de la población, aunque  no en todos, pues la red general aun tardará necesariamente dos o tres meses en ser tendida.

A la inauguración se hara cuando esos focos estén en disposición  de hacer de modo que no hay aún día señalado; pero en animo de muchos accionistas, esta para ese objeto el primero de Marzo, fiesta de San Rosendo patrón de esta ciudad y diócesis.

Tambíen hay miembros importantes de la sociedad electricista que piensan proponer a sus compañeros el pensamiento de bendicir solemnemente las máquinas antes de la inauguración, invitando para que practique esa ceremonía, al Sr. Obispo y a todos las demas  autoridades  civiles y militares a fin de que acompañen al ilustre Prelado en ese acto que promete ser brillantisimo.

O 25 de febreiro concedeuse permiso o administrador da Sociedad Electricista de Mondoñedo, D. Francisco Armesto foi autorizado  polo Ministerio da Guerra para colocar un transformador  da corrente nun ángulo do cuartel de aquela praza debendo realizarse as obras de colocación de acordo con a Comandancia de Enxeñeiros de Ferrol.

Na sesión ordinaria do 27 de Febreiro de 1893, de orde do Sr. Presidente foi lido a acta de puxa do alumeado público por luz eléctrica  nesta poboación a cal se celebrou o dia 22 do actual sendo adxudicado a “Sociedad Electricista Mindoniense” e na súa representación a Don Francisco Armesto Vinuesa o servizo do alumeado eléctrico.

Veuse una instancia dos veciños, José Pérez Fernández, Atanasio del Valle e outros veciños do Calexón   de Congruas deste pobo pedindo se lles conceda establecer un foco de luz eléctrica que iluminase o transito por aquela apartada  rúa. Acordase ter presente  esta pretensión para cando se instale a luz eléctrica.

A comezo de marzo a turbina esta montada e as dinamos que han de producir a luz eléctrica. Se non fose polo terrible temporal que azotou estes días, seguramente o día de San Rosendo se houbera inaugurado.

O ilustre avogado mindoniense Don Emilio Tapia Rivas, no xornal o Rexional de Lugo o cinco de marzo pública un artigo titulado “Cronicas Mindonienses. La Luz eléctrica” o cal transcribimos aquí: “Al fin es mi hecho. El Petroleo deja su puesto  a la electricidad y los quinques  á  las lamparas incandescentes, para que Mondoñedo aparezca  pronto iluminado electricamente  a través de estos hilos que ya adornan  lo hermosísima  campiña  mindoniense y que cruzaran de un momento a otro por estas históricas  calles, pregonando con especial  elocuencia como la ciudad que ha sido de las primeras de rendir tributo, hace ya siglos, al invento del Gran Gutembeer y que en las ordenanzas municipales , también seculares  escribió preceptos, que según criticos contemporáneos  (1) representan  una cultura de alto vuelo en el siglo XVI, es también  de los primeros pueblos, el segundo de Galicia y el primero por medio de corrientes alternativas  que utiliza el maravilloso descubrimiento de Edisson, para el alumbrado público y principales usos domésticos; y respondiendo así Mondoñedo a sus gloriosas tradiciones y conquistando para los anales de su cultura  una nueva página, brillante y hermosa con lo que más.

Roma aprovecho las cascadas de Tivoli para alumbrarse eléctricamente  no hace aun de esto muchos meses, y Mondoñedo aprovecha para lo mismo las de las Ferbencia; siempre  tan decantadas y siempre tan inutiles hasta que un genio industrial y emprendedor (2) convencido de la posibilidad de la empresa  y entusiasmo con ella, acometió la de utilizar aquellas sorprendentes  caídas de agua para iluminar con luz eléctrica  á esta ciudad y para otros usos  pues las corrientes serán alternas  y  la estación hidraulica está dispuesta  de tal modo que con una pequeña modificación es posible  transportar  la energia eléctrica hasta Ribadeo y hasta Vivero y Villalba y desde luego hasta la pintoresca Lorenzana, siendo de advertirque la fuerza de las aguas de la Ferbencia es tal, que de sesenta caballos que por ahora  desarrollará es facil elevarla a cuatrocientos, sin variar el trazado de la presa; y variando algo se puede obtener un resultado que esta por precisar, pero que se  contará por miles de caballos.
¡Admirable  resorte para el progreso industrial de Mondoñedo!

La vara mágica para que esta ciudad sea un empurío de la industria, esta en este río de Tronceda, cuyas orillas, de una vegetación agreste singularísima, sorprenden a los que desde el frondoso y hermoso  valle inmediato se encuentran  de improvisto, al doblar  una pequeña punta de tierra, en aquellas montañas altísimas  que forman una profunda cuenca, tan próximas las más a las otras que parece se acercan para sostener  entre sí una lacha lilanica  coronadas de caprichosas moles de granito distribuidas  a granel, las  grandes sobre las pequeñas y todas  como en el aire, semejando alla en las alturas fragmentos de poderosos castillos, pedazos de calados torreones, almenas truncadas columnas deformes y todo proyectándose en el espacio sin apenas base de sotenimiento, como si la naturaleza quisiera  hacer allí alarde inconcebible de un equilibrio que alarde, como aturde el ruido de aquellas aguas espumosas  y brillantes, que saltando de peña y de abismo en abismo, acrecientan su furor  medida que se aproximan al falco y cuando ya se disponen para un último  y supremo esfuerzo se detienen  momentaneamente  ante un nuevo obstáculo, que no es el formidable peñasco  y corpulento  tubo de hierro por el que se precipitan  desasperadas en las entrañas  de una turbina y en esta se retuercen convulsar y estridentes saliendo luego para formar la principal de aquellas cascadas y corriendo después el río sosegado y tranquilo al pié  precisamente del caracteristico altar céltico de la Recadeira, indicandonos esto, al evocar los recuerdos de los sacrificios que se celebraron en aquel Dolmen, que nunca será mucho el homenaje que rindamos en tributo de admiración, al criador de tanta maravilla.
La fuerza de las aguas quedo  en la turbina y de esta paso a la dinamo quede nuevo nos la da para producir luz y para otros usos industriales, exigiéndonos solo como recompensa  débiles cables de cobre y ligeros postes de pino.

Y en eso consiste el poderosísimo  medio de progreso  que á su disposición tiene la Sociedad Electricista Mindoniense.

De ella no podrá  decirse lo que un corresponsal  de un períodico americano decía, hace algunos meses de otra sociedad similar de Amberes, pues  afirmaba que mayores preocupaciones que las originales por el cólera y por el proyecto de Exposición  de 1894 las había ocasionado  a los habitantes de las orillas del Escaldo la formación de una compañía para la explotación de la luz eléctrica, en aquella comercial ciudad, por medio de fuerza hidráulica  pero si puede afirmarse que los electricistas mindonienses deben imitar a los belgas septentrionales, vulgarizando  los términos  volt toal ohm y ampres, cumpliendo de esta manera la profecía del ilustre  Echegaray que hace poco decía, en uno de sus primorosos articulos que estas palabras no tardarían en buscar sitio en que acomodarse  en las inteligencias al lado del metro, kilógramo y litro, porque por libros, puede decirse, que podremos pedir y obtener  la fuerza de la Ferbencia trasportándola  a nuestro domicilio a la mesa del despacho ó a la maquina de coser, por ejemplo, no ya solo para producir luz, sino tambien para mover toda clase de artefactos y probablemente en condiciones tan económicas como las bujias eléctricas, que á céntimo de pesetas una por cada noche, como nos costarían, resultan baratas hasta la inverosimil.

De ello se ha de felicitar Mondoñedo que con tanto entusiasmo  recibe la nueva e importantísima mejora local, pero ninguno de sus habitantes en mayor grado que el que esta crónica escribe, pues ve realizado; no lo esperaba para tan pronto! Una de las fantasticas escenas mindonienses publicadas en el número 123 de El Hermandino del día 12 de Diciembre de 1883; escenas  que, según aquel sueño no se realizaran en todo ni en parte, hasta el año de mil nuveciones y... pico.

                                    Emilio Tapia.  
(1)   Octavio Picón. Número extraordinario de El Imparcial publicado en Octubre último para conmemorar el descubrimiento de América.
(2)   D. Francisco Armesto Vinuesa.


X. Isidro Fernández



Engade o teu comentario:

Os campos marcados con* son obrigatorios.







© Fundación Bautista Álvarez de Estudos Nacionalistas
Terra e Tempo (ISSN 1575-5517)
Avenida de Lugo, 219, 1º, 15703 • Santiago de Compostela • Galiza
981 57 02 65 – info#code#terraetempo#code#gal

A Fundación recibiu unha axuda da Deputación da Coruña na convocatoria de 2018 para a mellora da utilidade de páxina web. Deputación da Coruña